Helado cremoso de avellanas

¡Hola a todos! Damos por inaugurada la temporada de helados caseros con uno de los mejores helados hechos hasta la fecha. ¿Queréis saber de que se trata? Seguid leyendo y adentráos en el maravilloso mundo de los helados caseros (y saludables).

Conseguir un helado con una textura cremosa es muy sencillo si utilizamos un ingrediente tan básico como el plátano. Esto nos permitirá prescindir de natas. Además, este también nos aporta dulzor, por lo que el ingrediente azúcar también lo podremos evitar en nuestro helado casero.

Al usar el plátano como base, podremos elaborar helados tipo polo, como este de avellanas que os traigo hoy o el helado de pistacho de la temporada anterior, pero también, helados tipo bola.

Helado de melocotón para La Colmena Que Dice Sí!. Foto: Nutrición a bocados

Si quieres elaborar este delicioso helado, os dejo por aquí en enlace al helado de melocotón para La Colmena Que Dice Sí! que preparé el verano pasado.

Y ahora sí, os dejo con este delicioso helado que conquistará el paladar de más de uno. ¿Te animas a probarlo?

Helado cremoso de avellanas. Foto: Nutrición a bocados

HELADO CREMOSO DE AVELLANAS

(4 unidades)

Ingredientes:

150 gramos de avellanas crudas/tostadas sin sal

1 plátano maduro

Un yogur griego/ soja sin azúcar

1/2 cucharadita de canela

Extracto de vainilla

8 onzas de chocolate negro 85% (para la cobertura)


En primer lugar, dispón las avellanas en un procesador de alimentos potente (yo utilizo una picadora de 750W). Tritura hasta conseguir una textura totalmente líquida, que será cuando el aceite se haya soltado. Al principio, verás que las almendras picadas tienen tendencia a pegarse a los laterales; devuélvelas hacia las aspas con ayuda de una cuchara o espátula. Antes de que la consistencia sea totalmente líquida, puedes retirar la medida de una cuchara de avellana picada que utilizaremos después para la cobertura.

Una vez tengas la crema de avellanas, añade el plátano cortado en rodajas y el yogur. Agrega el resto de ingredientes y tritura de nuevo hasta conseguir una crema de textura homogénea. Dispón la mezcla en los moldes y congela durante mínimo 6 horas.

Pasado este tiempo, solo quedará desmoldar y cubrir con el chocolate.

Dispón las onzas de chocolate negro en un cazo y derrite a fuego medio removiendo constantemente para evitar que se queme. Vierte el chocolate en recipiente de cristal rectangular para facilitar el bañado.

Saca los helados del congelador y desmóldalos. Introduce el helado en el tupper y ayúdate de una cuchara para cubrir totalmente el helado con la cobertura. Antes de que se enfríe el chocolate y se solidifique, agrega la avellana picada por encima. Deja enfriar sobre papel vegetal. Repite este proceso con todos tus polos.

Una vez cubiertos, puedes disfrutarlos o congelarlos de nuevo para consumirlos en otra ocasión.

Si decides congelarlo para consumirlo en otra ocasión, te recomiendo que lo saques unos 15 minutos antes del congelador para que se atempere y se aprecien mejor sus sabores.

Helado cremoso de avellanas. Foto: Nutrición a bocados

Si os animáis a probarla no dudéis en compartirlo conmigo. Si quieres estar al día de más recetas, consejos y novedades, no olvidéis seguirme en Facebook e Instagram 🙂

Gracias por leerme.

Escrito por

¡Bienvenido a Nutrición A bocados! Mi nombre es Leticia y soy Dietista-Nutricionista. Este es mi pequeño rincón. En él podrás descubrir una alimentación saludable, de verdad, basada en alimentos reales, con sabores reales, de la que poder disfrutar, y es que, alimentarse, es mucho más que nutrirse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s